La sociedad Embutidos Marineros S.L.U, conocida de forma comercial como Embumar, nace en 1999 en el puerto pesquero de Bonanza de Sanlúcar de Barrameda, para convertirse en la empresa con la patente de invención para embutir productos pesqueros, en concreto las huevas de pescado.

La idea surge de su gerente, José Viva, que tras una amplia trayectoria en el sector cárnico observa que en el sector pesquero existe poca transformación de la materia prima, y decide aplicar sus conocimientos de embutido de carnes a la industria pesquera.

La máxima de la empresa es ofrecer soluciones culinarias cómodas, de calidad, a buen precio, con una larga vida útil y sanas, ya que son productos 100 % naturales, sin colorantes ni conservantes artificiales y que mantienen todas sus propiedades organolépticas y nutricionales, con un alto contenido en Omega 3.

Embumar produce una media de cinco toneladas diarias, aunque en campañas fuertes como verano y Navidad la producción puede superar las siete toneladas. La materia prima se recibe en las propias instalaciones proveniente de diferentes lonjas de España, principalmente gaditanas y gallegas, y de otros países como Chile, Perú, Nueva Zelanda e Islandia. El proceso cuenta además con estrictos controles de calidad, seguridad y trazabilidad.

El crecimiento de la empresa es continuo y por este motivo actualmente se encuentra en fase de industrialización.

l

Apoyo a la sostenibilidad

En numerosas ocasiones nos preguntan el motivo de los precios tan competitivos de las huevas Embumar, y la respuesta es sencilla: las huevas de pescado se encuentran en el interior de una membrana, y normalmente en la industria pesquera se despreciaban las huevas que tenían la membrana rota, a pesar de que tienen la misma calidad o mayor que las huevas que se encuentran en el interior de una membrana entera.

Es entonces cuando desde la empresa se observa la oportunidad que existe en el embutido de huevas, ya que pueden ser embutidas y aprovechadas al 100%.

Así que, por este motivo, tenemos precios tan competitivos, aprovechamos el 100% de las huevas, no únicamente las que permanecen compactadas en la membrana. Además, aprovechando el 100% de las huevas, fomentamos la sostenibilidad de la especie.